VER U OBSERVAR

VER U OBSERVAR

Está claro que tienen una gran diferencia estos dos verbos, ver es el mero acto de percibir con el sentido de la vista, observar es profundizar, ser meticuloso con la mirada, notar los pequeños detalles, adquirir conocimiento, prestar verdadera atención.

Estamos condicionados para ver, según las características físicas de nuestros ojos, sin embargo no podemos archivar en la memoria cada cosa que observamos, sino nos encontraríamos atiborrados de información innecesaria, o andaríamos por las calles como en cámara lenta por la necesidad de detallarlo todo.

PERO:

La necesidad de observar se hace inminente en la época actual donde las tecnologías que cohabitan con nosotros suelen consumir prácticamente toda la atención de los seres humanos. Sucede que no solo dejamos de observar, sino además, dejamos de ver. Solemos no ver más allá de nuestro móvil, o de nuestro televisor o cualquier otro instrumento de esos que se usan en muchas ocasiones para que nos convirtamos en simples consumidores obsesionados con el cambio porque nada de lo que tenemos nos parece suficiente .

OJO, no pretendo culpar a la tecnología de estos nuevos hábitos que las personas hemos incorporado a nuestra vida diaria, tampoco creo que sean negativos Internet, los celulares, las laptops, tablets, computadoras, y demás artilugios tecnológicos a los que ya estamos acostumbrados y que además nos facilitan la vida. A pesar de lo que muchas personas opinan considero que favorecen la comunicación, al menos con quienes se encuentran lejos de familiares, de amigos, y hasta de conocidos, aunque es cierto que en disimiles ocasiones nos enfrascamos de tal manera en estar en contacto con el mundo que obviamos a quienes tenemos a nuestro lado. Además, por supuesto, la tecnología puede funcionar como fuente de conocimiento, inspiración, empleo, divertimento y demás, pero solo si es bien empleada, bajo conocimiento previo de que además puede provocar efectos negativos en la conducta y desviar el buen propósito para el que pueden ser utilizados.

Es necesario aprender a observar, no es tan sencillo como se puede pensar, no es un proceso automático del cerebro, es un proceso que debe ser controlado, guiado, entrenado y ejercitado.

Cuando vamos en un viaje por carretera que resulta tedioso y largo debemos observar, no embotar la mente con los paisajes digitales, aprovecha el momento para observar la naturaleza que te rodea, o la ciudad por la que vas pasando, solo con mirar los detalles podemos aprender de una cultura. Podemos aprovechar el tiempo para, si tenemos hijos, mostrarles los animales reales, las plantas reales, inventa un juego, incítalos a buscar en Internet sí, pero las plantas autóctonas del lugar que están visitando, jueguen a reconocerlas por las ventanas del auto, prepara tu viaje con antelación, utiliza el celular para capturar las imágenes de lo que les rodea, las risas en familia, la sonrisa de tu esposo o esposa, canten juntos una canción que les guste o jueguen a inventarse una, creen recuerdos en familia, recuerdos que cuando piensen en ese viaje sean motivo de satisfacción por haber aprendido a compartir todos juntos.

Aprovecha que vas en ese avión en el que estarás atrapado tanto tiempo, mira a la persona que tienes a tu lado, obsérvala, ¿qué sentimientos te provoca?, ¿eres consciente de ellos?, si no conoces a nadie, pues es tu oportunidad de socializar, tal vez te sorprendas y surjan oportunidades maravillosas de esta experiencia.

Observa a las personas que siempre te acompañan, que viven contigo, ¿conoces sus necesidades, conocen ellos las tuyas?, ¿sabes si sufren, si son felices, si puedes hacer algo por ellos?, ¿te interesa hacer algo por ellos?, aunque solo sea enseñarles a sonreír, ¿sonríes tú?

Observarte a ti mismo, tu cara, tu pelo, tus extremidades, tu cuerpo en general, ¿te sientes feliz con lo que ves?, deberías, a menos que afecte tu salud, ¿luces cansado?, ¿tus hombros están encorvados hacia adelante?, ¿tienes el ceño fruncido?, tal vez nunca observas estos pequeños detalles de tu actitud física, ¡como te ves ahora mismo es como te ven los demás!, ¿sabes que les estás condicionando a verte como una persona insatisfecha, infeliz, como si tuvieras una vida desaliñada?,  tu familia, tu hijos, amistades, las personas que te rodean también están aprendiendo que esa es tu conducta, que es así como te sientes, es el mensaje inconsciente que estás enviando. ¿Crees que serás un referente, que serás tomado en cuenta, que te surgirán oportunidades maravillosas si eres una persona que derrocha amargura?

Aprendiendo a observar se aprende también a valorar, a conocer, a entender, a cuestionarnos actitudes y pensamientos.

Te invito a experimentar el placer de sentirte lleno de las emociones que provoca el contacto cara a cara.

Anuncios

Un comentario en “VER U OBSERVAR

  1. Me encantó. Deliciosa reflexión sobre la realidad diaria a través de la tecnología y convirtiéndola en una hermosa experiencia de deleite familiar junto al ejercicio de la observación, habilidad necesaria para conducirnos con inteligencia en el mundo actual. Felicidades estamos creciendo contigo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s