Carta a un adolescente.

texture-1362877_1920Tal vez desde hace un tiempo sientes que estás experimentando cambios en tu cuerpo, en tu forma de pensar, de sentir y de ver tu presente y futuro, si es así este artículo es para ti.

Probablemente estés descubriendo que ya no te interesas por las mismas cosas que antes, te sientes mayor y no te gusta que te traten como a un niño, crees que son injustos contigo porque no te permiten ser autónomo, libre o autosuficiente , aunque tu economía aún no te permite la total independencia; tus sentimientos se presentan cada vez con más fuerza, empiezas a descubrir el amor, en fin quizás te estén sucediendo cosas que no logras comprender completamente.

En esta etapa de tu vida que comienza vas a notar diferentes cambios, físicos y emocionales, no tengas miedo a preguntar, a conseguir información a observarte para conocerte y comprenderte mejor, no tengas miedo a intentar que los demás te comprendan, siempre desde el respeto que se merecen y teniendo en cuenta el respeto que mereces tú.

Seguramente notarás que tu cuerpo cambia, crecen tus extremidades, tu mandíbula se torna más pronunciada y gruesa, aumenta tu masa muscular, además en ocasiones te sentirás agotado física e intelectualmente, somnoliento y con muy pocos deseos de hablar o de escuchar a los demás.

Probablemente se haya fortalecido tu carácter, tu fuerza y tu actitud como, tal vez, era  tu deseo, no obstante, a veces también se necesita un poco de paciencia, ganas de cambiar lo que no nos gusta de nosotros y claridad en nuestros pensamientos respecto a como quisiéramos ser o lo que queremos ofrecer al mundo.

Recuerda  que debes aprovechar cada instante de tu existencia siendo consciente de lo que haces y de que no dañas a nadie por el camino. Que tus padres, además de darte la vida, la enriquecen y la llenan de amor; que hay que aprender a perdonar ya que el rencor es un sentimiento que no vale para nada, solo te entorpece y te hace sentir peor persona; que el amor de los demás no se puede nunca comprar, ni exigir, ni ordenar, solo se puede merecer, valorar, agradecer y cuidar.

Los amigos son importantes en tu vidas y también se deben cuidar, pero debes, además, saber reconocer tu individualidad, saber que todos somos personas diferentes, con nuestros propios pensamientos, necesidades e ideas que son tan válidas y significativas como las de los demás y que tienes derecho a ser escuchados y a decir NO, cuando no estás de acuerdo con algo.

Me despido de ti con mis mayores deseos de que tengas todo por lo que luches en tu vida y no me refiero particularmente al aspecto material, que también es necesario, sino principalmente a lo que de verdad importa, las personas que te rodean y los buenos sentimientos que las acompañan, la satisfacción personal de haber intentado siempre salir adelante, la fuerza de espíritu y de pensamiento, la convicción de que haces todo lo posible por ser la mejor versión de ti mismo, la persona que quieres ser y compartir con los demás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s